SOBRE VOS

Sí, voy a escribir sobre vos; también podes leer sobre mí, pero ahora es tu mundo el que se va a revolucionar, así que antes, es mejor que tengas algunas cosas en cuenta:

Puedo sospechar que te habrás declarado perdido: la rutina te empezó a incomodar, te diste cuenta que te falta pasión en las cosas diarias que haces, tu trabajo y/o tu carrera no te estén arrancando una sonrisa. En definitiva, no sabes que hacer con tu vida.

Probablemente, hayas empezado a tejer “ideas revolucionarias” que no sean grandes amigas del ideal de “familia unida”, del trabajo con sudor y lágrimas, de la carrera prestigiosa, el autito, la pareja y los hijos. Por eso, te debes sentir la “oveja negra” de tu entorno que entró en una crisis existencial porque no sabe para donde correr y que cree que nadie va a entender su estado emocional.

Te voy a decir la palabra clave, lo que vos necesitas es MOVERTE. Ahora sí, a dónde, como, cuando, por qué y con quién, vas a tener que descubrirlo vos, pero yo me voy a dedicar a ayudarte.

Mis clases de teatro me enseñaron que antes de salir a escena, envueltos en la piel del personaje a interpretar, debemos tener las respuestas a una serie de preguntas; ahora, vamos a aplicar esta hermosa metáfora al tema en cuestión.

Antes de saltar al escenario, entendiendo por este al lugar del globo que elijas (o cualquier cambio radical que quieras hacer), vas a tener que preguntarte:

¿Quién sos?, ¿de dónde venís? Y ¿a dónde vas?, no es necesario que ya tengas las respuestas, lo mas probable es que las encuentres en el camino; pero sí tenes que saber que vas en busca de eso y por ende estar preparado.

Para prepararte a dar el salto fuera de bambalinas, vas a tener que vaciar la “mochila” personal: asegurarte de cerrar historias, de enfrentar problemas, de decir todo aquello que pueda llegar a pesarte en tu próximo camino. Porque cambiar tu escenario actual por otro, no te va a solucionar ninguna cuestión.

Además, seguramente estes rodeado de voces que te impidan tomar coraje para dar el gran paso, es por eso que vas a tener que sacar a pasear todos los prejuicios, que alguna vez te impusieron, hasta perderlos definitivamente de vista.

Una vez que te sientas mas liviano, te invito a llenar tu nueva mochila con lo justo y necesario, nada de lo que no fueras a usar.

En todo ese trance, tenes que encontrar la mejor forma de moverte hacia ese nuevo mundo y por sobre todas las cosas, un objetivo, el que vas a defender a capa y espada hasta el final; el que te va a mantener en pie, para que no tropieces y regreses al principio.

Un día, va a llegar el gran día en que tengas que dar el salto y probablemente la mirada del espectador va a estar lista para hacer foco sobre vos. Vas a estar rodeado de dos grupos, integrados por quienes forman tu círculo cercano: los que te empujan hacia la meta y los que quieren mantenerte en la misma casilla. Este último, tiene todos los miedos y prejuicios que se supone que vos ya hiciste historia. Así que ahí, vas a tener que cerrar los ojos y pensar con tu voz interior. No con la de ellos.

El nuevo escenario que elijas, no va a ser un lugar seguro; todo lo contrario, vas a estar más expuesto a peligros, vas a tener que sobrevivir para poder vivir, vas a enfrentarte a situaciones en las que tengas que aprender cosas que nunca habías hecho. Sin embargo, la adrenalina que sientas cuando des el salto, te va a aportar la conexión que estabas buscando, con el afuera y con vos mismo. En el camino vas a ir encontrando varias respuestas y sobre todo distintas formas de moverte, para avanzar a tu objetivo.

Igualmente, recordá que algún día vas a querer volver a ese viejo escenario, pero te aseguro algo, cuando lo hagas no vas a ser el mismo. Porque cada vez que dejamos nuestro espacio de comodidad y damos un salto, somos receptores de  experiencias que se van a transformar en nuevos recursos, que nos ayuden a enfrentarnos a los próximos escenarios, para seguir respondiendo las mágicas preguntas.

Entonces, después de este relato que intenta reflejar lo que te va a pasar, ahora yo te pregunto: Sabes ¿quién sos?, ¿de dónde venís? y ¿a dónde vas?. Sabes ¿cuál es tu objetivo?. ¿Juntaste el valor suficiente para vaciar toda la mochila emocional que venís cargando desde hace años?. ¿Te armaste de coraje para dejar tu espacio de seguridad y comodidad, por el que te va a mover toda la estantería?. ¿Tenes todos los recursos para poder moverte?. ¿Sabes cómo te vas a mover?.

¿Estás preparado para reencontrarte y reinventarte?. ¿Cargaste la nafta suficiente para moverte por bastante tiempo?.

Porque hora sí, agarrate fuerte, que encendemos el motor y nos vamos juntos a RUMBEAR EL GLOBO. Vas a estar perdido, pero por el mundo!.